Estudio descubre cómo la obesidad obstaculiza las defensas del organismo contra el cáncer

Según cifras ofrecidas por la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año se registran 10 millones de nuevos casos de cáncer y se producen 6 millones de fallecimientos en todo el mundo a causa de esta enfermedad. En el mundo occidental, el cáncer es la segunda causa de muerte en adultos detrás de las enfermedades cardiovasculares, y la mayor causa de muerte por enfermedad en niños de 1 a 14 años, después de todos los tipos de accidentes. Entre los distintos tipos de cáncer, los más comunes son el cáncer gástrico, el cáncer colorrectal, de vesícula biliar, de esófago, de hígado, de páncreas, de riñón, de tiroides, de mama, de ovario, de útero, de endometrio (la cubierta interna del útero), de próstata, el mieloma (cáncer de médula) y el meningioma (cáncer de meninge).

Algunos estudios han demostrado que el sistema inmunológico es capaz de reconocer algunas formas de células cancerosas y producir un tipo de células “asesinas” naturales denominadas NK (del inglés natural killers) capaces de destruir estas células malignas. Sin embargo, ciertas enfermedades o procesos biológicos, como el síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA), enfermedades congénitas deficitarias del sistema inmunológico o la administración de fármacos inmunodepresores, pueden reducir la eficiencia del sistema inmunológico y permitir el desarrollo de algunos cánceres.

Otras investigaciones habían demostrado asimismo una estrecha relación entre la obesidad y la propensión a desarrollar algunos tipos de cáncer. En efecto, varios estudios indican que hasta el 50% de ciertas formas de cáncer son directamente consecuencia del exceso de peso.

Ahora, una investigación recientemente efectuada por el Trinity College de Dublín, Irlanda, y publicada en la revista Nature Immunology, acaba de verificar la existencia de nuevas asociaciones entre ambas patologías, las cuales explican cómo el exceso de tejido adiposo puede provocar en el sistema inmunológico una incapacidad para eliminar las células cancerígenas. Asimismo, el equipo de científicos propuso nuevos tratamientos que permitirían reprogramar molecularmente a las células NK para devolverles su función.

Esta nota es compartida desde la Fundación Torres-Picón, en el marco de sus propósitos de divulgación preventiva.

 

1.900 millones de adultos en el mundo presentan sobrepeso

El equipo, dirigido por la profesora asociada en inmunología Lydia Lynch, implantó células humanas NK en ratones y comprobó que, si bien la grasa no era capaz de evitar que estas células identificaran las células malignas, sí podía anular su capacidad para destruirlas. Sin embargo, profundizando en la investigación, los científicos lograron reprogramar las células NK y éstas recuperaron su eficacia contra las células cancerígenas.

Blanca Cecilia Picón Febres de Torres y Pedro J. Torres, encabezan fundación que promueve prevención de la obesidad infantil e impulsa el arte y la cultura

Estos hallazgos son de trascendental importancia, tomando en cuenta que en el mundo existen unos 1.900 millones de adultos que sufren de sobrepeso y que más de un tercio de la población mayor de 18 años padece de obesidad, cifras que indican un elevado riesgo de nuevos casos de cáncer asociados al exceso de grasa corporal.

“Hay una mayor urgencia para comprender las vías por las cuales la obesidad causa cáncer y conduce a otras enfermedades y, por tanto, para desarrollar nuevas estrategias para prevenir su progresión”, expresó la profesora Lynch.

Pedro J. Torres, presidente y vocero de la FTP, enfocada en la prevención en salud, en este serio tema de la obesidad, así como en la promoción del arte, la cultura y la educación en poblaciones infantiles y juveniles con menos recursos, al compartir esta información dijo que, en tanto la ciencia, los investigadores y los profesionales de la salud encuentran maneras más efectivas de controlar y disminuir el problema, debe promoverse a la par del ejercicio físico y una dieta saludable, el consumo frecuente de agua y disminuir la ingesta de bebidas azucaradas.

FTP